áááááááááááááááááááááá LA HORA DE LOS REGRESOS

 

 

Sa mata el sol

en las olas serenas

del atardecer y con Úl

ahoga en la humeda alcoba,

los ¨ltimos afanos

de un dýa ya acabado.

Las cortinas de la noche,

alas majestuosas lucientes

de estrellas y de nostalgias

aten¨an la conciencia

curando las heridas

con el olvido de los sue˝os.

 

Ahora es el momento

que fieles regresan

los na¨fragos a besar

los ni˝os, a reanudar

de nuevo oloquios siempre

demasiado pronto interrumpidos.